PARADIGMA DE LAS TÉCNICA "IRMA" VERSUS "RIA"

Versión para impresiónVersión en PDF

EL CAMBIO DE PARADIGMAS QUE PRODUJO EN LA BIOQUÍMICA CLÍNICA Y LA MEDICINA EL IMMUNO RADIOMETRIC ASSAY (IRMA) VERSUS RADIO IMMUNO ASSAY (RIA)

Este es otro ejemplo acerca de que cuando pensamos que encontramos la solución a los problemas, y con ello, un progreso, aparecen otros cambios, genera confusión y nuevos problemas, se encuentran nuevas soluciones y más progresos y luego aparecen otros nuevos cambios. Esa espiral es a la que debemos estar preparados y poder ser mentalmente flexibles a esos cambios de nuevos paradigmas.

A comienzos de la década de 1980, y  luego del advenimiento de los anticuerpos monoclonales descriptos por la técnica para obtener anticuerpos Mab de especificidad definida (Köhler & Milstein, 1975), se desarrollaron las técnicas isotópicas inmunométricas, los llamados Immuno Radiometric Assay (IRMA). Significó todo un cambio de paradigmas; los médicos y bioquímicos tenían internalizados sus valores de referencia para muchos analitos y hasta algoritmos con respecto a relación de las hormonas hLH y hFSH por el sistema competitivo o Radio Immuno Assay (RIA) utilizado hasta ese momento pero, con los ensayos no-competitivos o inmunométricos (IRMA) esas relaciones cambiaron y hubo un gran desconcierto y desorientación. Al principio se trató de justificar de alguna forma que los sistemas no funcionaban y no solo no reflejaba la realidad, sino que se alejaba de ella.

Un típico caso de obtención de valores clínicos fuera de lo que se esperaba; en consecuencia, el profesional del laboratorio y el médico trataban de rechazarlos. El problema radicaba en que se intentaba filtrarlos en la mente de los especialistas de entonces, pero no lo pudieron lograr. Tengamos presente que cuando un paradigma se cae, todo vuelve a cero.

Los nuevos desarrollos iniciaban un camino sin retorno hacia el progreso y las oportunidades y ventajas que otorgaban las técnicas inmunométricas eran muy importantes:

  • Mucho más sensibles.
  • Más específicas.
  • El rango de las dosis para cuantificar era de un orden de magnitud mayor que los sistemas competitivos.
  • Mucho más específico gracias al desarrollo de los anticuerpos monoclonales.
  • Altamente reproducibles.
  • La molécula marcada con radiactividad era uno de los anticuerpos del sistema sándwich y era mucho más estable que la hormona marcada en el RIA.

Aunque el 125-Iodo no es un elemento constitutivo natural de los anticuerpos, su alto peso molecular y la cantidad de restos de Tirosina en la fracción Fc permitía adicionar dos o más átomos de iodo radiactivo, aumentar la actividad específica y obtener mayor sensibilidad al sistema inmunoanalítico, sin perder la capacidad de reconocer inmunológicamente a la hormona en la formación del sándwich.

En el sistema competitivo la hormona era la que contenía la marca con 125-Iodo radiactivo; son proteínas globulares con pesos moleculares mucho menor que un anticuerpo, mucho menos estable frente a los procesos oxidativos de marcación y, en consecuencia, su deterioro en función del tiempo era muy alto.

¿Por qué los profesionales tuvieron problemas de interpretación de esos nuevos resultados?

Sencillamente porque estuvieron expuestos a un cambio de paradigmas. Lo más importante que debe tener un profesional es la velocidad para adaptarse a los cambios: aceptar y hasta disfrutar con alegría las ventajas de los nuevos paradigmas.

¿Pueden imaginar cuántos cambios de paradigmas han tenido que atravesar los bioquímicos frente a la automatización de las técnicas inmunoanalíticas, donde la amplificación de la señal y la velocidad de procesamiento les permitían obtener un resultado clínico rápido y preciso?

La fluorescencia, la electroquimioluminiscencia y la quimioluminiscencia logró el progreso por poder detectar niveles de concentración en ciertas hormonas antes impensado, en tiempos récord y con acceso aleatorio de las muestra en forma continua (paciente por paciente). No porque hayan variado los fundamentos de la inmunorreacción primaria, sino por la gran amplificación de las respuestas y la capacidad de su medición.

Además del avance de las técnicas de hometest, tener en cuenta las técnicas químicas e inmunoanalíticas sobre soportes sólidos, los análisis de gases en sangre y otros marcadores biológicos al lado del paciente, como es el caso de las técnicas basadas en el uso de biosensores.

Y por supuesto no hago mención de los paradigmas que aún deberán superar los profesionales con las técnicas de PCR en tiempo real y las técnicas inmunoanalíticas en formato de micro-array que permiten dosar hasta 20 analitos simultáneos con unos pocos microlitros de muestra y en pocos minutos.

En este caso práctico 2 hemos mencionamos los términos sensibilidad, especificidad, reproducibilidad, sistemas competitivos y sistemas inmunométricas o no-competitivos, los sistemas isotópicos y no isotópicos, ¿Qué ventaja se obtuvo en el diagnóstico médico con esos nuevos desarrollos? ¿Qué ventajas económicas tuvieron los laboratorios y los fabricantes de reactivos de diagnóstico en esos desarrollos? ¿Cuánto hay de cierto en todo ello?

Estos últimos términos serán algunos de los temas de los próximos casos prácticos.

Autor: Dr. Eduardo E. Castellani