PARADIGMAS DE LAS VENTAJAS DEL "RIA" VERSUS "EIA"

Versión para impresiónVersión en PDF

¿POR QUÉ SE DISCUTÍA -EN LA DÉCADA DE 1980- ACERCA DE LA MAYOR SENSIBILIDAD DE LAS TÉCNICAS ISOTÓPICAS SOBRE LAS TÉCNICAS COLORIMÉTRICAS?

A mediados o fines de la década de 1980, cuando era docente en la Cátedra de Metodología de Radioisótopos, Facultad de Farmacia y Bioquímica - UBA, teníamos una disputa encarnizada con mis pares de la Cátedra de Inmunología acerca de la sensibilidad de los sistemas inmunoanalíticos; yo defendía la mejor sensibilidad que proporcionaban las técnicas RIA con respecto al EIA.

El RIA fue lanzado al mundo en la década de 1960 y los EIA en 1970, y yo podía demostrar matemáticamente que eran más sensibles y los docentes de Inmunología lo negaban, además argumentaban la problemática de trabajar con material radiactivo; entonces les decía que los reactivos utilizados en los EIA y en los ELISA eran cancerígenos Las discusiones eran tan acaloradas que en algún momento podía cruzarse algún agravio. ¿Por qué ambas posturas defendían su razón negando la otra? ¿Ambas posturas tenían razón? ¿O sería que nadie tenía razón?

Realmente eso era lo que sucedía porque nadie tiene la razón de algo hasta tanto se la den.

Un día se acercó un profesor astuto, un conocedor y lector de lo que sucedía aquí y en el mundo; me llamó a solas y me preguntó por qué discutía por algo que no era válido y además, carecía de sustento. También intenté demostrarle matemáticamente el porqué de la validez de mi postura. Me miró y me dijo que yo tenía la mitad de la razón porque:

"Las empresas multinacionales productoras y comercializadoras líderes de reactivos de diagnóstico de esos tiempos, habían dividido, entre ellas, el mercado mundial en hormonas y los marcadores tumorales por las técnicas de RIA o IRMA y los marcadores virales por EIA o ELISA, por lo que no era correcto discutir si el ensayo de prolactina humana o PSA por radioinmunoanálisis (RIA) era más sensible que el antígeno de superficie de hepatitis B por enzimoinmunoanálisis (EIA)".

A partir de ese momento mi paradigma cambió radicalmente acerca de la comparación de la sensibilidad de las técnicas de RIA y EIA; al menos era la realidad hacia la mitad o fines de la década de 1980.

Autor: Dr. Eduardo E. Castellani